ZAZEN, MEDITAR SENTADO, ES NOTICIA

El maestro misionero de la Escuela Soto del Japón, el monje colombiano, Densho Quintero, explica que las expresiones satori, nirvana, iluminación y similares, solo son conceptos o ruidos que perturban la práctica de la meditación.

«Nos enredamos con palabras y significados de una realidad que va más allá de las palabras. La práctica de la meditación no persigue objetivos o elevaciones espectaculares en fuegos de artificios técnicos, no es un show de estados sublimes. Simplemente nos sentamos y soltamos toda idea, todo aferramiento o toda búsqueda. Si busco objetivos en la práctica del zazen, estoy tratando de agarrar el agua cerrando el puño», afirma el maestro Densho Quintero.

Agrega que, «la práctica de meditar sentados es que en la quietud y en el silencio, me doy cuenta que estoy pensando y suelto esos pensamientos, no me aferro. Me libero de esas imágenes, no me identifico con ellas. Eso es zazen, despertar de esas fantasías».

En el libro Zen, un camino de transformación, del abad Densho Quintero, se lee: «El zen es una práctica universal que puede ser realizada por cualquier persona sin importar sus virtudes o limitaciones —más adelante señala— el zen puede ser un poderoso camino para quienes estén dispuestos a perseverar con el fin de transformar las raíces del sufrimiento, modificar la manera como nos relacionamos con la vida y dejar de comportarnos de modo que sigamos haciéndonos daño o haciendo daño a los demás».

Al ser preguntado sobre la vida cotidiana y la relación con el zen, el maestro explica que, «la práctica no es sentarse a meditar y asumir que todo es maravilloso y al salir enfrentarse a patadas con la humanidad. En la cotidianidad hacemos práctica cuando, por ejemplo, no respondemos las presuntas agresiones. Si detenemos la acción de reaccionar y hacemos consciencia de esa innecesariedad; si identificamos que la mente se enciende para llevarnos a una disputa y lo evitamos, eso es despertar. Cuando no se responden las agresiones, cuando se abre la mano del pensamiento y se suelta y no se actúa en razón de la presunta ofensa, eso es satori».

Según el Budismo-zen, satori es el instante en que se revela que solo existe el presente creándose y disolviéndose en el mismo momento.

Los numerosos textos sobre el zen, subrayan que esta tradición de oriente, no es una doctrina o filosofía que pueda explicarse en términos verbales o conceptuales. Así lo confirma el monje Quintero: «Es un sendero que se vive en la experiencia. Es ver dentro de la verdadera naturaleza, es despertar, es convertirse en un Buda, uno que ha despertado».

Asegura el maestro del Templo Zen Mente Magnánima – Daishinji de la Comunidad Soto Zen de Colombia, que sentarse a meditar no es esperar soluciones a las dificultades o problemas, pero que evidentemente hay beneficios (ya comprobados) para la salud, pero, además aporta paz, libertad, esclarece la mente, tonifica el cuerpo, armoniza pensamiento y acción.

Al ser consultado por el deseo esquizofrénico que se vive en la sociedad de hoy de querer controlarlo todo y atrapar las ideas que surgen del pensamiento, Densho Quintero, expresa: «Si en la cotidianidad convertida en práctica , abro el puño y suelto, lo que logro es la mano llena del Universo entero. He soltado las anclas, me he liberado de cualquier noción que crea que puedo alcanzar y estoy aislando el sufrimiento. Es alejar los apegos que son causantes de sufrimiento».

En el libro Mente Zen, mente de principiante, de Shunryu Suzuki, se lee: «El tuétano del Zen: en la postura zazen, tu mente y tu cuerpo tienen una gran capacidad de aceptar las cosas tal cual sean agradables o desagradables».

El monje Densho Quintero es Heredero en el Dharma del maestro Shohaku Okumura, y desde 1984 se ha dedicado al estudio y a la práctica del budismo Soto zen. Es el abad del Templo Zen Mente Magnánima – Daishinji de la Comunidad Soto Zen de Colombia y ofrece prácticas de zazen los martes y jueves a las seis de la mañana y a las siete de la noche; también los fines de semana, sábados 7 de la mañana, domingos 8 am. Los miércoles hay prácticas cortas con explicación para las personas que han asistido a la charla de introducción que el maestro Densho Quintero da una vez por mes. El templo zen está ubicado en la carrera 22 Nº 87-25, Barrio El Polo, Bogotá D.C. El contacto es correo@sotozencolombia.org

Ha publicado varios libros, entre ellos, El despertar Zen; Zen, un camino de transformación, y ha sido el traductor oficial de textos como, Abrir la mano del pensamiento, de Kosho Uchiyama.

Comunicaciones Comunidad Soto Zen de Colombia

*Comparta con su red estas reflexiones valiosas de Densho sensei

Envíe sus comentarios o sugerencias sobre esta publicación a:

comunicaciones@sotozencolombia.org

Volver a la enseñanza de la semana